* * *

* * *
Este es sin duda un blog
de alta calidad...

54: No se puede

Hace algunas semanas que he comenzado a preocupar en casa a los demás con mis actitudes y acciones, sobretodo a mi mamá. Soy muy malo tratando de disimular y de hecho es que ni siquiera lo intento, me es muy difícil controlar la ansiedad y las ganas de llorar. Más de una vez he terminado temblando o llorando mientras comía, miraba televisión con los demás.

Conversaciones van y vienen sin que pueda reconfortarme del todo. Consejos vienen, pero yo no me conformo con eso. Me pregunto porqué, ¿por qué me cuesta tanto aceptar la realidad?. Es muy dificil y doloroso abandonar tus sueños. Saber que nunca podrás cumplir tus objetivos a tiempo, o peor aún, que quizás nunca podrás cumplirlo siquiera. Es algo que duele terriblemente y sin embargo no puedes hacer nada para remediarlo, solo puedes esperar y confiar en que todavía tienes oportunidad. En algunas no.

Hoy fui a mi segunda sesión en consulta psicológica. Al parecer es realmente preocupante estar pasando por una depresión ansiosa, lo suficiente como para que mis familiares no duden en pagar por ayuda que se supone es profesional. He sido evaluado por tres psicólogos. El primero, una cita con un médico al azar y que se supone trataría de hacerme volver a mi camino. El segundo, cuestiones de la universidad, hasta ahora una de las que más honesta ha sido conmigo. La tercera, recomendación de mi hermana y aunque no sienta especial confianza, creo que al menos me siento algo más cómodo.

El resultado: más confusión.

Si bien me han ayudado a cerrar ciertas cosas, también hicieron que me pusiera a pensar en la que antes daba por sentadas. Hoy me preguntaron: ¿Y por qué te sentías así en ese momento?. Recordé. Uno de mis principales objetivos de hace 6 años, se supone que entre este y el otro año, yo ya lo habría logrado, pero no. Ahora mismo dudo de si podré hacerlo siquiera antes de los 30. Recordé mi primer sueño, el de viajar y conocer nuevos lugares. Tampoco lo había conseguido. Y por supuesto, recordé el sueño que haría posible todo lo anterior.

Me pregunto por qué el dinero es tan necesario. Cuando salgo, veo gente más afortunada que yo. No lo soporto, no soporta ver personas que sean mejor que yo. Pero las que más detesto o mejor dicho envidio es a aquellas que nacieron en cuna de oro, gente que no necesita preguntarse si lo que está haciendo está bien. Recientemente he desarrollado un odio hacia la gente joven y un temor hacia la mayor. Desearía retroceder el tiempo y volver a ser niño otra vez. Desearía detener el tiempo para nunca llegar a crecer y envejecer. Pero no es posible... Entonces ¿cómo acepto que el ciclo de la vida?

"Todavía eres joven".

Algo que me han dicho más de una vez, pero yo no me siento así. Si bien no soy mayor, no soy joven para mi situación. Se supone que alguien de mi edad debería de estar terminado su carrera profesional y no estar haciendo un test vocacional. Se supone que alguien de mi edad esté relacionada con gente de mi edad, y no sintiendo la brecha generacional con sus compañeros de clase. Se supone que alguien de mi edad ya tenga al menos un poco claro el camino que seguirá, y no pensando en que camino seguir, ni cuestionándose sobre si el camino que está siguiendo es el correcto.

"Fue una como una revelación".

Algo que le respondí a mi hermana cuando me preguntó que porqué había estado dudando. Yo no sé si escribir sobre esto, ya que se trata de información bastante detallada, pero por el momento lo haré y si luego cambio de opinión, lo borraré. Salí del colegio sin un plan de vida más que el de ser alguien kakkoii para los 22-25 años. Como lo haría, jamás lo había pensado. En ese momento no me cuestionada tanto por mi identidad, así que no me rehusé a seguir una carrera a la que había postulado al azar. Me dí cuenta de que no era lo mío fácilmente. No me dí cuenta de que había perdido más de medio año. Postulé a Economía para probar, no ingresé.

Vi una serie: Lain. Me enamoré de la serie. Admiré a la protagonista. Por un momento quise ser como ella. Terminé en Ing. de Sistemas. Investigué sobre el campo ocupacional. Quise ser el siguiente Steve Jobs, quise trabajar en Google... Investigué sobre otras personas, me volví ambicioso y comencé a soñar en grande. Terminé revisando la malla curricular de Ciencia de la Computación de otra otra ciudad, la única ciudad que la dictaba.

Odié mi vida, odiaba que todos me trataran como mujer. Quería ir a un lugar diferente y empezar de nuevo, empezar bien. No pensé en el tiempo que había pasado: casi tres años. Convencí a mi familia de mudarnos, lo conseguí... No pensé en lo que me estaba metiendo y qué importaba ¡Estaba empezando de nuevo! qué podía ser mejor. Pero no empezaba de nuevo, solo de cero. Tenía que hacer lo exámenes de admisión, me costó un año. Comenzar un nueva carrera desde cero. hace dos años que estamos aquí y luego de desaprobar tres cursos me pregunto: ¿Acaso yo sirvo para esto? ¿Por qué comencé a interesarme por la computación en primer lugar? ¿De verdad quiero dedicarme a esto? ¿qué acaso no solo quería una vida tranquila? Es cierto, para todo lo que quería se necesitaba dinero.Y me lancé con una carrera "de futuro". Una carrera que exige mucho y que requiere de mucho talento, visión y mucha suerte. Tengo miedo de fracasar, tengo miedo de no tener la pasión como para hacer algo importante. Hace cuatro años que decidí meterme en el área de computación, pero no he hecho siquiera un programa simple. Pero no lo analicé nunca, solo quería tener la vida de estas personas que nunca se preocupan por el dinero, personas que no se preocupan por ahorrar, personas que no dependen de los créditos. Y lo peor es que lo quería pronto, quería una vida así de cómoda a los 24-26.

 "Todo me parecía bonito y fácil"

Ahora me doy cuenta que nunca podré tener una vida así. Ahora me veo en un futuro, una futuro deprimente. Siendo una persona mediocre, trabajando con desgano en un cubículo, siendo un trabajador invisible. Alguien que no ha hecho nada con su vida y que ni tiene oportunidad de hacerlo. Alguien que no será capaz de dejar su huella en este mundo. Tengo miedo del futuro.