* * *

* * *
Este es sin duda un blog
de alta calidad...

60: malparido


Había pasado un tiempo desde que tenía este sentimiento de inferioridad tan profundo. No había pasado porque había seguido el consejo que por mi cuenta me había dado: "Rodearse de personas más o igual de miserables que uno mismo". Así que por gran parte del tiempo pude mantener el característico estado laxo, salvo por las madrugadas o antes de dormir y despertar, algo que con el tiempo llegué a acostumbrarme. Sin embargo ayer y hoy, que me dí tiempo de revisar algunos pendientes que tenía del mes, pude comprobar mi lugar en la pirámide de satisfacción/reconocimiento, y no sorprende haya vuelto al estado del que tanto huía. Nuevamente regodeándome en mi miseria, revisando y volviendo a comprobar una y otra, por si se me había olvidado algo. Lo resultados no cambian, desde que desperté no cambian, tal vez siendo mucho más cómodo seguir el rutina ciega.

Tratando de convencerme de que aún es tarde y que cada persona es un universo, escuchando canciones motivadoras y volviendo a retomar pendientes de hace años. Sin embargo cada vez R-kun recordando y disparando sus quejas y hubieras. Realmente me gustaría tener su diligencia.


Como orgulloso mediocre busque razones y la más cómoda pareció ser culpar al ambiente en el que había crecido, demasiado abandonado y casi completo libertinaje. Tener un padre ausente y una madre casi ausente, desprovisto de religión, moral y aislado del mundo, mi etapa de semi-dios duró mucho más de lo que debería, haciendo que pasara desapercibido algunas que debieran  ser importantes para un correcto desarrollo. Recordé una conversación con una compañera, ella había criado por su cuenta a su hija, lo que me recordó a mi madre. La abismal diferencia es que ella sí había sido criada por su familia y no como mi madre tener que hacerse cargo por si misma desde la infancia. Lo que a una persona le toma darse cuenta por sí sola unos tres años a otra con la enseñanza de un tercero le cuesta apenas unas horas. Algo parecido me había pasado a mi, mi universo se limitaba a lo mucho a una ciudad entera, ciudad pequeña de hecho. Lleno de ignorancia y sin nadie que me ofreciera un "Mira más allá de lo que se ve", cuando finalmente la curiosidad torpe me llevo al subir el monte y tener una vista más amplia, la realidad como viento golpeo tan fuerte, haciéndome perder el equilibrio y hasta amenazando con empujarme al abismo. Ahogándome en la envidia de quienes fueron guiados por los maestros que se les dio al nacer, yo como hijo no deseado apenas podía aspirar a una convivencia tranquila con el resto.

Por supuesto aquella supuesta rabia apenas dura unas horas, ya que después de todo siempre llegando a la conclusión de que gran parte dependía de mí, y volviendo a agregar más piedras al cesto de culpa que llevo en la espalda. Ah, pero al final atreviéndome a pensar de forma engreída: "Estaré bien y podré soportarlo siempre que tú no dejes que me vuelva loco". Cambiando la identidad de ese "tú" (en realidad solo dos veces) cuando no lo encuentro cuando más le necesito. Por ahora V-san parece estar al menos allí después del caos.



Entonces con la cabeza a punto de estallar, al igual que hace meses busque ayuda en desconocidos, como deje de hablar y preferí callar con los conocidos hace ya un tiempo, hacerlo ahora y sobre un tema molesto no era la opción más alentadora. Así que me dispuse a enviar mensajes a la lista de contactos con los que había hablado tiempo atrás sobre el tema. Afortunadamente obtuve respuesta, me dijeron lo que ya sabía pero que necesitaba alguien más me lo recordará, algo que me ofreció tranquilidad momentánea. Ahora mismo me dispongo a leer un libro que me recomendó una de estas personas, espero sea de ayuda. Más adelante si logró extraer algo interesante hablaré sobre este.






* * *

De cualquier forma comento sobre otro de mis proyectos que hace poco me animé a comenzar, pero que como era de esperarse no tuve constancia. Se trata de algo que leí hace mucho en un manga, grabarse hasta acostumbrarse a la voz de uno. Como había dicho tenía planeado hacer ese diario de agradecimientos por lo que quise combinar ambos, lo que lo convierte en un reto incluso mayor. Si bien necesito reforzar la seguridad, entonación y pronunciación al hablar, algo que por si sola es tarea difícil, encontrar la belleza escondida en un cúmulo de mierda mientras trato de modular la voz y evitar las constantes pausas que suelo tener al hablar y pensar en general, es algo que hace piense dos veces antes de tomármelo en serio. Apenas pude con una audio corto con completa improvisación, espero conseguir hacer uno a la semana al menos. Debo recordar activar algún recordatorio.


* * *

Entrada más corta de lo que esperaba, ha de ser por la constante distracción y tormenta de ideas que hicieron olvidará por qué había comenzado a escribir.