* * *

* * *
Este es sin duda un blog
de alta calidad...

43'Obenkyo

Se supone que debería de haber escrito esto hace mucho, pero hasta ahora no tuve la motivación suficiente, asi que...

Golden Boy, una serie de 6 ovas relativamente antiguas, me ha servido como excusa para encender el ordenador por casi todo el día, que por lo normal era dedicado a... ahora que lo pienso nada especialmente productivo.

La historia es algo simple con situaciones eróticamente humorísticas.


Oe Kintaro, es un ex-universitario que viaja por el mundo en busca de trabajos temporales, para así 'aprender de la vida'. Al parecer la escuela de leyes no consiguió enseñarle nada más o más bien no pudo motivarlo. A diferencia de lo que aparenta, resulta ser muy hábil para casi cualquier cosa, además de que 'aprender' es su actividad favorita, aunque su afición por los inodoros le hace descarada competencia. Debo decir que tal vez le tenía demasiadas expectativas, por lo que no me dejo algún recuerdo memorable, además del primer capítulo. La mayoría de los capítulos siguen la misma linea. Alguien que al principió parece bastante torpe y hetare, y con un evidente entusiasmo por su actual trabajo que siempre estará relacionado con alguna chica a la cual admira o más bien desea, por lo que se ve envuelto en situaciones embarazosas y graciosas.

Algo interesante es que en ninguna ocasión logra establecer un relación, ya que al final siempre termina siendo despedido o yéndose por su propia cuenta. (probablemente porque prefiere seguir su camino de aprender). De esta manera, consiguió convertirse en alguien a tomar en cuenta, demostrando que no hay nada más poderoso que el conocimiento (y que puede no siempre venir de la educación tradicional).

*****

Además de repetir capítulos al azar de animes que tal vez ya he visto demasiado. Finalmente me decidí por ver Kimi ni Todoke, serie terriblemente famosa, y que incluso me hacía sentir culpable el no haber visto siquiera un capítulo.



Entiendo la popularidad que ha llegado a tener, ciertamente es bastante entretenida y  muchos de personajes son dignos de merito. La historia no se desarrolla con prisas y eso es algo que se agradece. Kuronoma y Kazehaya son muy diferentes pero en cierta forma parecidos, los dos son terriblemente puros y amables, lo que hace extrañas cuestiones aparezcan cada minuto. Además que muchas veces termine con una estúpida sonrisa con cada dialogo de Kazehaya (gracias Romano). Tal ves lo que más cautivó fue su animación, ciertamente tengo cierta debilidad por las de ese tipo (simples y frescas).

Algo que consiguió molestarme fueron la gran cantidad de escenas en chibi que frecuentemente hacia que no me tomase en serio x situación, por lo que terminaba como 'Eh...' y con más cuestiones que seguramente alguien más no se haría, pero que para mí me es inevitable. Aunque apenas he visto poco más de 10 capítulos, estoy convencido de que terminara en mi lista de series memorables.

Seguiremos comunicando~.

No hay comentarios.: